RSS

LOS ANGELES AZULES

18 Mar

 

 Una tarde de invierno cuando el sol rojo como la llama se pone en el horizonte, las nubes juguetean en el cielo a ver quien se parece más a una figura y en ese claro-oscuro que se forman en los tabiques de las viejas casas juega el niño con el embrujo.

Nadie como este pueblo sabe de pócimas mágicas que te hagan caer en éxtasis, quizás las hierbas que se esconden en los parajes más sombríos de la sierra cercana son las únicas que conocen de sus muchos poderes.

Y jugueteando con las sombras y los rayos últimos del sol que se pone, el niño se deja ver y mira y sonríe y quizás te hace un guiño para saber si te resistes. Rapaz que eres capaz de hacer temblar el corazón de la más fuerte.

Las piedras juegan desnudas llenas de cal y de desconchones a serte decorado de historias que se pierden en la memoria de los pueblos del sur del continente. Ríes con esa risa que tienen los inocentes, capaz de hacer caer imperios y de derretir el corazón de los gigantes de piedra que custodian como centinelas el viejo puerto de historias repleto.

Y sus ojos se hacen ocaso en los últimos adioses del astro. Miras y resplandeces a la luz casi sombría de este sol que nos ha dejado un día lleno de calor y de humedad tan cerca al mar.

Viste el joven de blanco, qué color le iba a dar ese emblema de inocencia que tienen los ángeles cuando se hacen mortales para guardar el camino de su enlace terrestre. Y de blanco se torna gris con la caída de la noche. Joven que te haces faro y también rayo de luna en ese rincón perdido de mi tierra amada.

Y la mano me extiendes como si quisiera coger con ella el último suspiro del día, aquel que da el sol cuando dice adiós en el horizonte y se encuentra como hoy, con su compañera la luna que aparece por entre los árboles llena de lágrimas por no coincidir nunca con su amante, ni siquiera una noche.

Y ese roce que tu mano produce en la mía me llena de energía, me da el calor que el blanco de tu vestidura hace arder de pasión; juventud loca y amada, adjetivo que siempre unes a tu estampa venerada con santos inocentes. Y ese roce se hace goce de una pasión aquí encerrada. Donde?, dices……aquí, aquí, en mi pecho encerrada.

Dejamos las blancas paredes que tornan negras como la noche que poco a poco se va abriendo camino y menos mal que la Luna sale en nuestro auxilio para darnos antorcha y luz del camino para que volvamos a la casa, donde el calor nos protege.

Dos amantes de la mano se pierden por el horizonte que marca la salida del pueblo y el comienzo del sendero que les lleva hasta el cobijo del calor hogareño. Un calor que se hace presente en cada minuto y segundo transcurrido entre nuestro hola y nuestro adiós. Una noche se abre ante los dos.

Y se cierra la puerta con nuestros cuerpos cobijados en la casa antigua; la chimenea con sus fuegos nos recorta en las sombras que dan la oscuridad y las velas. Unos labios que a otros se unen. Se puede ser más bella….. jamás he visto una mirada como la tuya dulce ángel que has venido a hacerme compañía precisamente en estos días en que las personas están solas.

 

Une tus labios a los míos y en un beso largo y sensual nos transmitimos nuestros sentimientos. Bellos besos de esos labios que saben a juventud. Pregunto con inocencia, si prefieres la carne joven y fresca a estas manos acostumbradas a la lucha de muchos años. Jamás he contemplado una mirada como la tuya. El NO se hace tan claro que tiemblo, mi hermoso niño sabedora del hechizo que me ha unido a ti.

Dejemos salir los ardores de los amores y reposemos felices ante el fuego purificador de los sentimientos. El calor se encargará de acunar nuestros cuerpos desnudos y dejar el frío fuera donde los hijos de la noche se revuelven celosos de ver al joven con la mujer que ha tenido la suerte de ser elegida para tan rico deleite.

Son cosas que ocurren y es suerte que una sea la protagonista de esta historia, que se deja un suspiro olvidado en la mejilla de su amante. Mientras los recuerdos se olvidan y se hace más importante el presente. El mejor regalo, el mejor de todo el año; un ángel con los ojos celestes…..

 DAMADENEGRO2007Safe Creative #0910024620316

 
Deja un comentario

Publicado por en 03/18/2012 en Literatura Histórica

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s