RSS

Los generales de Alejandro

16 Dic

 

De los reinos establecidos por los generales de Alejandro, llamados Diadocos (en griego, diadojos, ´sucesor´), los más importantes eran los de Macedonia, llamados Antigónidas, los de  Siria, bajo la dinastía Seléucida, y Egipto, bajo la Tolemaica. La capital del Egipto tolemaico, Alejandría, fundada por Alejandro en el 332 a.C., se convirtió en foco de rivalidades culturales, a veces superando la importancia de Atenas en ese campo. Cada rincón del mundo heleno se dedicó al cultivo de las artes y las actividades intelectuales. Algunos sabios, como los matemáticos Euclides y Arquímedes, los filósofos Epicuro y Zenón de Citio y los poetas Apolonio de Rodas y Tescrito, pertenecen a esta época.

  Aitolian  League AR Stater. ca 211-196 BC. Korkyraean  standard. Laureate & diademed head of young man right; FI below / AITWLWN, Aitolos standing left, kausia hung around neck, holding spear in right hand, in sword, resting right foot on rock. BMC 9, SNGCop 4.

En el 290 a.C., las ciudades-estado de Grecia Central se unieron en la Liga Etolia, una poderosa confederación militar que había sido inicialmente organizada bajo el reinado de Filipo II por las ciudades de Etolia para su mutua protección. Una segunda organización de similares características, la Liga Aquea, se convirtió en el 280 a.C. en la confederación suprema de las ciudades al norte del Peloponeso. Más tarde se unieron otras ciudades. La Liga Aquea se hizo mucho más poderosa que su rival e intentó conseguir el control de toda Grecia. Encabezada por el general y político Arato de Sición, inició un conflicto con Esparta que no se había aliado con ninguna de las dos. La Liga fue inicialmente vencida, pero, contradiciendo su primera intención, pidió ayuda militar a Macedonia; la Liga consiguió vencer entonces a Esparta, pero a costa de caer bajo el dominio de Macedonia.

 

 II. LOS COMPAÑEROS  Y AMIGOS DE ALEJANDRO

CLITO:

 Durante estos años entablará un estrecho contacto con algunos militares que se convertirán en auténticos compañeros de batalla. Uno de ellos fue Clito, hermano de Lánice, asesinado por Alejandro tras beber más vino de lo conveniente en una fiesta. Clito manifestó su rechazo a la comparación del príncipe con los dioses y  exigió para las tropas una pequeña parcela del protagonismo obtenido tras las batallas. Estos comentarios, realizados posiblemente bajo los efectos del alcohol, provocaron la ira de Alejandro y el asesinato de su gran amigo. Dicen los cronistas que estuvo tres días con sus noches sin beber ni comer, arrepentido de tan repulsivo acto. Será una de las numerosas muestras de la crueldad que surgía ocasionalmente en el mítico Alejandro

 

HEFESTION:

El mejor amigo de Alejandro sería Hefestión, su mano derecha y un fiel aliado y enamorado, descubridor de varios complots contrarios a Alejandro lo que motivaría el fortalecimiento de la amistad y el amor, a los que vemos luchando juntos en este mosaico contra un león.

Nacido el mismo día que Alejandro, según cuenta la leyenda, es más probable que naciese el mismo mes. Probablemente en julio, agosto  u octubre  del año 356a.C. en Macedonia.

 Hijo de Amintor, Hefestión perteneció al grupo de jóvenes seleccionado por Filipo II para que compartieran, no sólo el mismo tutor de estudios (Aristóteles) sino también la vida en un mismo palacio junto a su hijo, en  Pella, en el 343a.C.

Estos muchachos, hijos de nobles macedonios a los que el rey quería hacer cortesanos,  fueron los primeros compañeros del príncipe, formarían parte de  los Compañeros   en vida de Filipo y llegarían a ocupar importantes puestos en el ejército, basándose en sus méritos militares.

Por ello quizá la vida de Hefestion puede ser recogida, en los primeros años, en las mismas acciones de Alejandro, hasta que se separa de  las rutas militares del rey, puesto que guiaba a una parte del ejército. Se puede decir que Alejandro y Hefestion encajaban como mano y guante, este último nunca traicionó al rey y le entendía más allá de lo posible para la época. En cuanto a la juventud de Hefestion lo cierto es que fue bastante complicada.

Ya en su época de estudiante en Pella, debía destacar por su inteligencia, ejemplo de ello supone la correspondencia que mantuvo con Aristóteles y Jenofonte ( que era el director de la Academia en Atenas) ya que ambos filósofos le dedicaron un libro de cartas,  por desgracia  perdidos. También mantuvo correspondencia con otras figuras  destacadas del ámbito de la literatura y la cultura. La vida del joven Hefestion se complica con el “destierro” de Alejandro durante el invierno del 337-336a.C. cuando los incidentes sucedidos en las bodas de Filipo con  Cleopatra-Eurídice, sobrina de Atalo,  provocan la huida de Alejandro y su madre, Olimpia, al palacio  de su tío Alejandro el Moloso (hermano de Olimpia) y Hefestion los acompaña. Tras dejar a la reina en casa de su hermano los dos muchachos se dirigen a las nevadas montañas del norte, esta es quizá la parte más dura y solitaria de su viaje hasta la región de los Ilirios, pronto deciden quedarse  con una tribu lincéstida (un pueblo nómada) cuyo jefe, Pleurias, los acoge. Allí se les unen sus compañeros de estudios, los futuros generales de su ejército y sus sucesores o Diadocos,  que ya consideraban a Alejandro su comandante.

 

Regresan en la primavera del 336a.C. ya que Filipo mandó buscar a su hijo con una misiva en la que acepta las condiciones que el joven príncipe le pide. De todas formas la situación no mejoraría mucho entre padre e hijo y Filipo acaba desterrando a todos los compañeros de Alejandro de Macedonia, exceptuando a Hefestion, quizás porque veía en él una buena influencia para su hijo, o con más probabilidad porque conociendo su unión era una buena forma de mantener cerca a Alejandro.

Pronto sucedería un hecho de suma relevancia, en la celebración de boda de la princesa

Cleopatra  (hermana de Alejandro) con el tío de ésta, Alejandro el Moloso, un miembro de la guardia personal de Filipo dio muerte el rey clavándole una daga en  el pecho. Las conjeturas acerca del asesinato y de los culpables y cómplices podría convertirse en el cuento de nunca acaba, pero no tocan ni por asomo a la figura de nuestro general Hefestion.

 

    De cualquier modo provocan lo inevitable: La oportunidad de la segunda generación, comienza el reinado de Alejandro. Lleno de problemas y revueltas pero no se resistió a la voluntad del rey que pronto dejó resueltos los problemas internos y decidió partir hacia el Helesponto con el ejército que disponía. No tuvieron el acoso de la flota griega y una vez en tierra fueron a visitar Troya y allí Hefestion coloca sobre

la tumba de Patroclo flores en ofrenda, y Alejandro sobre la tumba de Aquiles. Más allá de la identificación que podían sentir con esto héroes (ya que Alejandro solía identificarse con Aquiles) la vida de ambos se parecería bastante a la vida de los protagonistas de la Ilíada a los que ofrecieron  homenaje, según se puede leer en Plutarco. Siguiendo la costa de los Dardanelos se encuentran a las tropas persas, que esperaban en la orilla oriental del Gránico, con la caballería guardando la orilla, y portando como armas las jabalinas. En este momento Pérdicas y Crátero eran comandantes de la falange y tanto Tolomeo como Hefestion no tenían ningún puesto de mando. Parmenion, (general que había sido el mejor amigo de Filipo durante 20 años )llevaría el ala izquierda, Alejandro llevaría la derecha, como en cada batalla; cabalga delante de sus hombres y contra los persas, en la refriega al rey se le rompe su lanza y un compañero, Demaratos de Corinto le da otra, con la que acaba con la vida de un general persa. Es en esta batalla cuando Clito ” el Negro” salva a Alejandro de morir apuñalado por la espalda a manos de un persa. El ejército persa emprendió la huida y por esta vez, los macedonios prefieren quedarse para ajustarles las cuentas a los mercenarios griegos, que luchaban a favor de Darío III.

Mileto

Los datos que se refieren a esta batalla son espectaculares como en todas las

que emprendería el ejército macedonio bajo el reinado de Alejandro, se cuentan la muerte de 25 compañeros ,de entre los 60 jinetes que perecieron y 30 hombres de infantería. En el ejército persa se cuentan 20000 bajas en infantería, 2500 jinetes y 2000 prisioneros, en una victoria que fue conseguida gracias a la carga de la caballería macedonia.

El ejército partió hacia  Sardes, cuyo comandante persa, Mitrenes, entregó a Alejandro la ciudad. Días más tarde llegaron a  Éfeso, donde se había desatado una sangrienta batalla campal entre los ciudadanos y el mando oligárquico, al saber que las tropas macedónicas se acercaban.  

Sardes, capital del reino de Lidia

Alejandro volvió a instaurar la democracia y el orden público. Sólo 2 meses después de salir de su tierra natal Alejandro era dueño de la Frigia marina, Lidia onia, de Caria, de Éfeso.

 

Parte del ejército se fue quedando en el territorio conquistado y otra siguió con el plan de expansión de Alejandro. Se dirigían a Mileto, ciudad que había ofrecido su rendición antes de que se le notificase ayuda de la flota, por lo que cambió de parecer y se dispuso a repeler el ataque. La flota macedónica llega antes aunque en clara desventaja. El asalto a la ciudad acaba pronto y los milesios, imposibilitados para recibir ayuda de una flota (de 400 barcos en comparación con los 160 trirremes griegos)y atrapados en Mileto tratan de huir. De todas formas Alejandro decide dejarlos en libreta y contratar a los mercenarios griegos que luchaban bajo mando persa. La estrategia persa en el puerto se encuentra de

frente con los reflejos de Alejandro que encuentra la manera de repelerlo y hacer retroceder a los persas evadiendo un combate en el que morirían muchos macedonios.

Tras esta batalla decidió retirar la flota y conquistar los puertos de la costa. Tras esta nueva victoria se dirigen hacia Halicarnaso.

 

Esta ciudad al sur de Mileto, que suponía un reto más complejo que Mileto, ya que los macedonios tuvieron que rellenar el foso de la ciudad para poder instalar las torres de asedio, que los habitantes de la ciudad intentaron quemar en vano. El asalto se produjo por dos soldados borrachos que se propusieron matar a todos los guardias de la muralla, la rápida velocidad de reacción de los compañeros de los hombres y del rey, que acudió a socorrerlos con parte de las tropas hizo posible que se decidiera el fin de la batalla. Los macedonios se retiran para esperar un tratado de rendición que no llegaría, por la noche la cuidad arde. Los ciudadanos de la ciudad también gozarán de libertad. Reduciendo las fortalezas costeras en primavera llega a Gordión, donde sucede el capítulo del nudo Gordiano.

El siguiente capítulo militar sucedería en la batalla de Isos, donde los dos ejércitos se cruzarían sin verse y las tropas persas llegan al campamento donde estaba instalado el Hospital macedonio y los soldados que no podían luchar, el comportamiento no puede ser más deshonroso, el ejército persa mutila y despedaza a los soldados que no podían defenderse. La batalla traería sorpresas para los ganadores.

El ejército de Darío esperaba en la escarpada orilla del río y el campo sería del mar hasta las colinas próximas a la orilla. Los efectivos persas debían ser muy numerosos, y superar en orden de 8 a 10 por cada macedonio, aunque parece poco probable que llegasen a los 600000 que cuenta Tolomeo, aunque sólo los mercenarios griegos eran 12000 y la caballería de los macedonios 5000.

El ala derecha (Alejandro y los compañeros de la caballería) se lanzan sobre el río contra la caballería Persa y aplastan a esta ala izquierda del enemigo, tal era la impresión que daban que los Inmortales (un cuerpo de caballería persa que eran 10000hombres) empezaron a huir, Darío también huyó, como de costumbre, pero quizás dejándose algo muy importante, el Harén con su mujer, madre, hijos y concubinas…

Se recuentan 504 víctimas Macedonias y sobre 100000 persas. Cuando Alejandro llegó a la tienda de Darío descubrió que se había dejado allí 3000 talentos de oro y muchas exquisiteces más, como si vajilla de oro y plata en la que él y sus amigos cenaron aquella noche, nos es probable que Hefestion o el mismo rey hubieran cenado jamás con semejante lujo.

 

Al contrario de lo que sería normal en cualquier otro conquistador, a las mujeres del harén se les restituyó sus estatus y no fueron servidas como “botín de guerra”. Alejandro pidió a Hefestion que le acompañase en su visita a las mujeres de harén. Cuando Sisigambis (la madre de Darío) quiere arrodillarse ante el rey, viendo a ambos con atuendo sencillo, tan similares en apostura y observando que Hefestion es más alto, se inclina ante él (costumbre persa), pero dándose cuenta de su error quiere levantarse para arrodiyarse ante Alejandro y este no se lo permite, ayuda a la mujer a levantarse y le dice: “No te aflijas, él también es Alejandro”

La relación entre ambos fue tan intensa que Alejandro le consideraba como si fuera él mismo. De hecho cuando la reina madre de Persia se rindió en Issos confundió a Hefestión con Alejandro y se arrodilló ante él en acto de sumisión. Alejandro no solo no se molestó, sino que le dijo:” no te preocupes, él también es Alejandro”.

La muerte de Hefestión en Ecbatana fue una tragedia para Alejandro, mandó cubrir de negro las siete murallas de oro de la ciudad, la residencia de verano de los reyes persas, le dedicó juegos funerarios nunca vistos y erigió en su honor una ciudad, que permaneció habitada hasta el siglo VI d.c.

Apenas un año después el propio Alejandro murió en Babilonia sin haberse recuperado nunca de la pérdida de su amado. Tenía 32 años.

 
1 comentario

Publicado por en 12/16/2011 en Literatura Histórica

 

Etiquetas:

Una respuesta a “Los generales de Alejandro

  1. svchost.exe

    12/21/2011 at 4:02

    cool story bro

    Me gusta

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s