RSS

EL MAS BELLO SOL

25 Oct

 

……..Pero un perfume que conocía muy bien flotaba en el aire : era el de Alejandro, este perfume tan peculiar de su piel que huele a violetas. Me acerqué, subí los peldaños que llevaban a su lecho. Ahora, sentía su aliento en mi cara, y contemplaba sólo su rostro a pesar de que estaba descubierto y totalmente desnudo, como yo. De repente, mis ojos se abrieron como platos: en el centro de su cuerpo, Priapo estaba erecto. El mío lo estuvo también, inmediatamente. Mi mano estaba a punto de cogérselo cuando Alejandro se despertó. Se sobresaltó, asustado, pero me reconoció y me sonrió. Yo no sabía si me sonreía a mí, o si le sonreía al dios que tensaba nuestros nervios. Me precipité en sus brazos, llorando, cubriéndolo de besos… a pesar de su sorpresa, él no se quejaba. Casi por instinto, nos presionábamos el uno contra el otro. Priapo luchaba contra Priapo y su doble victoria fue rápida.

************************************** 

 
Deja un comentario

Publicado por en 10/25/2011 en Literatura Histórica

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s