RSS

LEYENDA DE UNA HISTORIA

05 May

Encontrada la senda, seguí el camino, buscaba el final,

pronunciadas curvas, mi cuerpo ladeaba a un lado y a otro,

los arboles me ofrecían sus ramas, para acariciar el rostro,

los labios querían beber agua de ese manantial que da vida eterna.

 

Sigue el sendero, mira las figuras que se recortan en el horizonte,

Son tus guardianes, me dice una voz lejana,

Siento alas rozar mi cara, un perfume a rosas se apodera de mis sentidos,

Quizás sea la hora de morir, y este es el tránsito de una vida a otra.

 

Un árbol fuerte y viejo me dibuja en su corteza un rostro,

Araña  mi pasado, busca en rincones olvidados, pero ahí está,

Rostro de niño, ángel caído, dulzura y maldad.

Me detengo, le miro, sonrío, bajo la cabeza, hágase tu voluntad.

 

Tiende ramas sobre mi cuerpo, una hoja acaricia mi mejilla,

siempre suavidad, siempre manso, siempre dócil, siempre amado.

Se retira silencioso, vuelven las ramas a quedar pegadas,

Vuelve el tronco a ser duro y pesado, vuelve la realidad.

 

Sigo el camino, se perdió el horizonte, se perdió el sueño

Duerme el niño que fue ángel y demonio, su losa le vuelve a tapar

Se quedan marchitas las flores recién cortadas,  la lluvia cae

Se acerca el final, camino, sendero y de nuevo la ciudad .

 

DAMADENEGRO 5/5/2011

 
Deja un comentario

Publicado por en 05/05/2011 en Literatura Histórica

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s