RSS

LA HISTORIA DEL GUERRERO

05 Abr

A finales del mundo antiguo, existió una raza de fervientes guerreros, donde los hombres y las mujeres, se confundían con su furia en la batalla. Entre todos ellos, existía un joven guerrero, con enormes ganas de defender sus sueños de libertad, de ser un gran líder de su pueblo oprimido.

Así sucede que aquella noche de luna, después de una derrota de la cual casi no escapan, acomoda su cuerpo junto a un árbol donde yace también descansando otro guerrero, por la penumbra que cubre la noche, no sabe si es amigo o enemigo ni mujer u hombre. Decide arriesgarse, y toma la iniciativa de preguntar en su idioma el nombre de su acompañante, pero  lo que descubre es que su amigo es una hermosa  mujer.

Pasa el tiempo y empieza así una amistad y un sentimiento que para un guerrero es difícil juzgar.

Las noches pasan y con ellas largas batallas de las cuales descansar, pues parecía que el día anhelado de libertad se alejaba del corazón de muchos de los guerreros, estos insistían en dejar de morir y dedicar sus vidas al campo y a los servicios poco cómodos del enemigo.

Este joven guerrero y orgulloso, no se permitiría a sí mismo dejarse morir como un pobre esclavo, por el contrario lucharía antes de perder lo poco que le quedaba, mas a hora que poseía algo más valioso por lo que vivir, el amor por aquella mujer de noche de luna.

El ejército enemigo, se aproximaba en gran número, eran demasiados para ser tantos, mas no poseerían nunca la cólera en batalla del joven guerrero, eran solo unos cientos contra millones, sin embargo, los guerreros al ver semejante diferencia, huyen despavoridos y abandonan a su suerte a los pocos valientes que deciden quedarse, estos son solo cinco y entre ellos aquella brava guerrera de la que el joven se había enamorado. Mientras ven al gran ejercito venírseles encima se alejan uno a uno disimuladamente del campo de batalla, solo el joven guerrero y su orgulloso idealismo, se quedan a hacerles frente a semejante enjambre de hombres robustamente armados.

El joven intentaba mantenerse erguido y a la defensiva creyendo fuertemente en un sueño de libertad, a pesar de la traición, el vacío, la humillación de un mundo que le fallo y por el cual lloraba, y que ahora perdía en manos de las espadas que le atravesaban, lo único que verdaderamente poseía… un amor que nadie comprendía.

El ejército enemigo, fue el único que reconoció frente al cadáver, la valentía y orgullo del joven, que fue recogido en brazos, por orden del mando general, y llevado a las puertas de la ciudad que custodiaban aquellos despavoridos guerreros. Frente a ellos fue cremado su cadáver, a la vista de todos, y homenajeado su valentía por un ejército al que siempre le hizo frente, y el que hoy perdonaba la vida de sus oponentes gracias a la vida de uno solo que logro, al menos para su propio pueblo, vencer la sed de poder y sangre.

Desde entonces han pasado muchos años, la mayoría ha olvidado la guerra y con ello el sacrificio de ese loco corazón, joven y guerrero del joven que les dio su libertad, a cambio de un grito de libertad que era ahogado entre las armas cortantes de un inmenso enemigo, al que logro vencer tan solo con algo que nunca se entendió.

 
Deja un comentario

Publicado por en 04/05/2011 en Literatura Histórica

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s