RSS

Hefestion Amintoros: El amigo del Magno

08 Ene

 

 

Hefestión, hijo de Amíntor, un aristócrata del antiguo reino de Macedonia. fue un destacado general de los ejércitos de Alejandro Magno que termino por convertirse en su leal ministro, reconociéndolo el monarca como segundo en el mando hasta la fecha de su temprana muerte, pero si por algo a pasado a la historia es por su íntima y particular relación con el mítico soberano macedonio.

Fue sin duda alguna el mejor amigo de Alejandro Magno y hoy en día nadie duda en aceptar que probablemente su unión fue mas allá de una mera amistad, permaneciendo siempre uno al lado del otro.

Queda constancia de que Alejandro mostraba poco interés por las mujeres y por sus placeres sexuales, hasta tal punto que en cierta ocasión, preocupados por el hecho de no engendrar heredero sus padres contrataron los servicios de la cortesana Calixena para que iniciase a su hijo en los placeres de la carne, por lo menos en lo que al género femenino respecta.
Bueno, al menos el chico se les caso tres veces, cosa que tanto entonces como ahora afectaba enormemente a los padres que veian como sus hijos no eran fieles seguidores de las ancestrales costumbres. 

Si sumamos estos hechos a la intima relación que lo unía a Hefestión se podría dar por verdadera dicha relación, pero basándola mas en mero interés sexual, pero si Alejandro fue buen alumno de Aristóteles y siguió sus enseñanzas seguro que, al igual que su maestro, pensaba que las relaciones basadas únicamente en el placer carnal eran vergonzosas, así que no cabria dudar que Efestion no fuese simplemente su amante, sino que este fuese realmente su gran amor, como se demostraría en innumerables ocasiones.

Nacido en fecha desconocida, era probablemente de la misma edad que Alejandro, así que podría situarse su nacimiento alrededor del 356 adC. Según la leyenda ambos nacieron el mismo día, pero seguramente esto no sea cierto y sea más cercana la teoría de que vinieran a este mundo el mismo mes, o incluso la de que fuese Hefestión ligeramente mas mayor que Alejandro.

No esta constatado cuando comienza la amistad entre los dos, pero lo mas seguro es que compartió su vida con Alejandro desde la más tierna infancia, ya que el padre de este, Felipo II se encargo de seleccionar al grupo de chicos que compartirían su aprendizaje y juegos con su hijo, futuro rey de Macedonia, de los cuales formaba parte Hefestion. Lo que si esta históricamente aceptado es que fuesen compañeros de estudios y compartiesen el mismo tutor, Aristóteles, ya que el filosofo griego mantuvo correspondencia con el y le dedico un volumen de cartas.
Hefestion parece ser que acompaño en su destierro al monarca, seguramente forjándose y afianzándose durante este duro trago el cariño entre ambos, donde la figura de su compañero seria de gran apoyo para Alejandro. 

Pasados los años Hefestion, como el resto del afortunado grupo de amigos, ocuparía grandes rangos en el ejercito macedonio llegando a ser uno de los dos hiparcos de los hetaroi, o lo que traducido a nuestra época seria como comandante de caballería. No solo ocuparía este cargo por la intima amistad con el monarca, sino tambien por sus propios méritos militares, destacando sobre todo lo demás sus grandes dotes estratégicas, de lo que se deduce que tanto el como el resto de sus compañeros recibieron un inmejorable entrenamiento, digno de reyes.

Hefestión acompañó a Alejandro en su campaña asiática desde el comienzo de la misma, luchando a su vez en la unidad de caballería.
Es aquí donde aparece por primera vez en las crónicas de la época, haciendo mención el pasaje que protagonizo junto con Alejandro al llegar a la ciudad de Troya.
Al pasar por la ciudad ambos visitaron las tumbas de Aquiles y Patroclo, honrando y dando su ofrendas Alejandro a uno y Hefestión a otro, asumiendo con este gesto la naturaleza de su relación personal delante de todos los presentes, incluyendo la totalidad de las tropas que les acompañaban.
Más allá de la identificación que podían sentir con estos héroes (ya que Alejandro solía identificarse con Aquiles) la vida de ambos se parecería bastante a la vida de los protagonistas de la Ilíada a los que ofrecieron homenaje. Claudio Eliano escribío respecto a este suceso:
“De esa manera Alejandro implicó que él (Hefestión) era su objeto de amor, como Patroclo lo fue de Aquiles.”

Tiempo posterior la historia relata como después de la batalla de Issos, el rey Persa Darío III huyo precipitadamente dejando abandonado tras de si su harem personal a manos de los macedonios. Alejandro dando ejemplo de una gran humanidad restituyo su estatus a las mujeres del harem, entre las que se encontraban Estatira, la mujer de Darío, y Sisigambis, la madre del mismo (se ve que el monarca persa no sentía ningún tipo de apego familiar, siendo mas que su mujer se encontraba emabarazada).
Alejandro se hizo acompañar de Efestion a la visita que realizo al harem.
Al ver Sisigambis a ambos se reclino ante Hefestion mostrándole sus respetos, ya que según sus costumbres pensaba que este debía de ser el emperador, al reconocerlo como mas alto. Ante el estupor que ocasiono ante el séquito real se dio cuenta de su equivocación e intenta enmendar su error visiblemente avergonzada incorporándose para postergarse ante Alejandro a lo que este no se lo permite y ayudando a levantarse a la mujer le dice amablemente:
“No te preocupes mujer, no te has equivocado, Hefestion también es Alejandro”

Mas adelante Alejandro se casaría con Estatira y ofrecería a la hermana menor de esta, Dripetis, a Hefestión como esposa, de esta manera aparte de todos los demás lazos que les unían habría que sumarles el de cuñados.

Lamentablemente toda esta bonita historia terminaría cuando Hefestión muere tempranamente en Ecbatana a los 32 años a causa de una probable fiebre tifoidea, aunque tampoco se descarta que fuese asesinado mediante envenenamiento, algo muy en boga en aquellos tiempos, debido a la enemistad que se debió de haber ganado entre algunos sectores por su cercanía con el soberano.
Alejandro se sumió en la mas absoluta de las tristezas hundiéndoos completamente ante tal tragedia. Se afeito la cabeza, haciendo lo mismo con las crines de todos los caballos del ejercito, cancelando cualquier tipo de celebración o festejo y según afirma la leyenda crucificando a Glaucias, el médico encargado de velar por la salud de Hefestión. Lloró desconsoladamente tan gran perdida y durante numerosos días se negó a probar bocado alguno.
Después del emotivo impacto inicial se encargo de preparar unos fastuosos funerales en Babilonia en honor a su amigo y compañero, mandando construir un impresionante monumento funerario, incluso intento otorgarle tratamiento divino.
Son muchos los que afirman que Alejandro no fue capaz de superar tal perdida, abandonándose y comenzando así su proclive físico.

Alejandro Magno murió pocos meses después, se duda si a causa de alguna enfermedad propiciada por su triste abandono voluntario, o asesinado por alguno de sus generales.

Seguro que fuese cual fuese el lugar que estaba destinado al descanso del alma del emperador, allí estaría esperándo su llegada Hefestion para poder descansar y disfrutar juntos eternamente, eternidad que de todas maneras ya alcanzaron con la gloria de su memoria.

Recopilación de internet LOGANAMOUR 2011 

 
Deja un comentario

Publicado por en 01/08/2011 en Sin categoría

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s